Millenials al borde de un ataque de nervios

Título

Millenials al borde de un ataque de nervios

Tema

La alienación.

Idea temática

El ritmo de vida en que estamos inmersos nos desconecta y nos desconcierta, nos aliena.

Idea narrativa

De estos personajes me rodeo. Yo soy estos personajes. Nacimos en los noventa. Aprendimos a caminar en medio de una crisis mundial, y fuimos a la primaria durante una crisis nacional, una de las más grandes jamás vividas. No nos acordamos más que de algunos detalles; el chupetín que no podíamos comprarnos; cuando papá perdió su trabajo, cuando hubo que mudarse. También cuando pudimos comprarnos el departamento, o cuando pudimos irnos de viaje a Europa, cuando 1 dólar era 1 peso.

Queda grabada en alguna parte de nuestro cuerpo la frustración del inicio de una nueva era. Empezó, quizás, con la tele y el chupete convirtiéndose en equivalentes, seguidos por el celular que no teníamos, el que sí teníamos, la red social que usamos por primera vez. Nuestra primera foto de perfil, el primer mensaje de un desconocido. Cuántos likes merecían nuestras caras, en nuestra mejor época; cuántos amigos tuvimos, cuántos seguimos teniendo. No, no jugábamos en la calle, ni teníamos juguetes de madera. Somos el plástico y la pantalla, y le estamos buscando el sentido.

Somos grandes, pero criticamos a los más chicos por hacer lo mismo que nosotros hacíamos, o por hacerlo mejor. Añoramos una adolescencia que fue corta, y nos golpeó. Tomamos, fumamos, y nos olvidamos. No queremos compromisos. Ardemos con intensidad para después desmayarnos los domingos, y por eso se nos ve en los ojos el cansancio y una ligera confusión. No sabemos si amamos, o si el amor existe.

Algunos dirán que pensamos menos, ahora que miramos el celular todo el tiempo. Yo creo que en ese acto estamos calculando constantemente lo que valemos, quiénes somos, cómo nos vemos. Una mirada que nunca se despega del espejo. Y así, de tanto cuestionarnos, nos vamos perdiendo. Cada vez entendemos menos, y cada vez nos cuesta más ser. Somos observados y registrados, el foco de toda publicidad, de todo empresario sediento. Somos objeto de deseo y fantasía; y objeto de decepción.

La ansiedad nos enferma, estamos tristes. ¿Qué nos depara el futuro? ¿Qué nos identifica, si nada permanece constante? ¿Es el cambio constante, la metamorfosis de nuestro entorno, lo que nos pone así de tristes? Es la pantalla en negro, el parlante con bluetooth, el celular que se reinicia. No sabemos.

 

Significado denotado, significado connotado y análisis de los procedimientos de los seis procedimientos de connotación.

Hablar puramente de lo denotado tiene una complicación, ya que según Barthes, “(…)la descripción de una foto de forma literal es imposible, pues “describir” consiste precisamente en añadir al mensaje denotado un sustituto o segundo mensaje, extraído de un código que es la lengua y que, a poco cuidado que uno se tome en ser exacto, constituye fatalmente una connotación respecto al mensaje analógico de la fotografía (…)”. Dicho esto, intentando ser objetiva, puedo decir que lo denotado en mis fotos son una chica y un chico, de aproximadamente 20 años de edad, posando para mi cámara. 

El significado connotado tiene que ver con la idea narrativa en gran medida, pero se enfoca sobre todo en la confusión y el cansancio de las miradas (en la foto en que hay dos personajes), así como el desafío y un elemento sexual (en ambas).

Sobre el trucaje en esta foto, puedo decir que las luces y los colores fueron realzados y alterados, para agregar a una sensación de oscuridad fluorescente, de vida nocturna y de pantallas brillantes.

Las poses quisieron ser naturales; la idea era una auto representación. Las caras, las manos, las bocas, son las suyas, las de los personajes de la idea narrativa, y exteriorizan lo el mismo fenómeno del que nos quejamos: ser visto, estar bajo la lupa, brillar con las pantallas.

El objeto que se presenta (un encendedor) también se relaciona con el universo de la idea. Es eso que se rompe fácil, además arde y se extingue con rapidez.

La iluminación empleada, la elección del vestuario y los fondos, conforman una fotogenia y una estética de VHS, de imagen digital y tridimensional. El rojo y el cian vibrantes son muy propios de lo electrónico. Son dos colores que se ven demasiado saturados en la paleta del Paint. Son frío y calor, aunque en la práctica se ven igual de abrumadores.

Con ambas imágenes, quiero crear un nexo difícil, que para mí consiste en lo que pienso de mí, y lo que otro piensa de mí. O cómo soy cuando nadie me ve, y cómo soy con otro. La pregunta es si sigo siendo yo, si tengo el mismo brillo en los ojos, o si tengo que apagarlo. Si el otro me acompaña en mi crisis, o si la transito solx. 

 

Estilo

En ambas imágenes se utilizó luz coloreada (cian y magenta) y se agregó una linterna de luz blanca en la imagen en que hay dos personajes. Fueron modificadas las curvas RGB, el contraste, el matiz (llevado de magenta a verde) y la saturación, Adjunto referencias de estilo en la carpeta de proceso.

Valores Técnicos

Imagen A (izquierda)

Panasonic Lumix G70, con lente Lumix G VARIO 12-60mm f3.5-5.6

Distancia focal: 32mm

Diafragma: 5

Velocidad de obturación: 1/50

ISO 1600

 

Imagen B (derecha)

Panasonic Lumix G70, con lente Lumix G VARIO 12-60mm f3.5-5.6

Distancia focal: 60mm

Diafragma: 5,6

Velocidad de obturación: 1/80

ISO 1600

Editadas con Adobe Photoshop 2017.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s